Las mejores cortinas verticales

Las cortinas verticales se utilizan para controlar la luz que entra a través  de ventanas con un gran tamaño. 

Su principal diferencia con las cortinas tradicionales fabricadas con tela,  es que no se componen de una o dos piezas únicas, sino que están construidas a base de muchas de muchas láminas que permiten la movilidad de forma independiente. De esta manera tenemos la posibilidad de colocarlas de manera que consigamos la entrada de luz que buscamos.

Es posible encontrar una gran cantidad de cortinas verticales en el mercado, cada una confeccionada con materiales distintos. Las más vendidas son las de tela o screen.  También podemos diferenciar las cortinas según el sistema de apertura y cierre que tengan.  

Si estás planteando la opción de colocar esta cortina en tu hogar, podrás personalizarla para que se adecúe a la estética y apariencia de la estancia. 

Podemos distinguir entre dos tipos de cortinas verticales muy demandadas en el mercado 

Tipos de cortinas verticales

De lamas

Este tipo de cortinas están conformadas por distintas piezas con forma alargada que a través de su unión por lo extremos forman una estructura única. Al estar unidas por sus extremos, hacen que todo el peso se acumule en el mismo lugar, logrando que no se doblen.

Cuando nos disponemos a recoger una cortina vertical de lamas debemos cerciorarnos de que todas las láminas que la componen se encuentran colocadas correctamente y de forma perpendicular, ya que de lo contrario podríamos romperlas o estropear el mecanismo.. 

Es posible recoger estas cortinas vertical u horizontalmente, por lo que son perfectas para aquellas personas que disponen de poco espacio en su estancia y buscan un elemento que les permita disfrutar de intimidad sin ocupar mucho espacio. Además, en función de los gustos de cada persona, estas cortinas se podrán recoger hacia cualquier lado o hacia los dos simultáneamente, dejando un hueco en el centro. 

Antes de decantarnos por esta opción debemos asegurarnos de que disponemos de espacio suficiente a ambos lados de la ventana, ya que para ajustar correctamente la instalación deberemos incluir unos 20 cm a cada lado. Así podremos asegurarnos de que la ventana quede cubierta en su totalidad. También será necesario decidir dónde se quieren colocar, es decir, sobre la pared o sobre el techo. En cualquiera de los casos, será importante disponer de un margen de espacio para que la instalación sea correcta. 

Paneles japoneses

A diferencia de las cortinas de lamas, los paneles japoneses son un tipo de cortina compuesta por unos grandes paneles verticales que están colocados sobre unos rieles. Según la luz que deseemos, moveremos los paneles por el riel para abrir más o menos la visibilidad y dejar pasar la luz. 

Será posible entrelazarlos o sobreponer un panel sobre otro para lograr una mayor oscuridad e intimidad.

Estos paneles pueden estar compuestos por distintos materiales, incluso dentro de uno mismo se pueden encontrar distintas telas o colores. Igual que en el caso anterior, este tipo de cortinas verticales se pueden recoger hacia ambos lados o el centro.  No requieren ningún tipo de mantenimiento y su encaje a los rieles se hace a través de velcro, por lo que son muy sencillos de quitar a la hora de limpiar los paneles. 

Este tipo de cortinas son las más recomendadas para colocar en ventanales muy grandes, aunque en muchas ocasiones se utilizan para separar distintas estancias dentro del hogar. 

Para adaptarlas a nuestra es importante dejar un margen lateral de aproximadamente 20 centímetros a cada lado de la ventana y es posible colocarla sobre el techo o pared. 

En Verticolor te ofrecemos una gran cantidad de alternativas en cuanto a cortinas de interior para que puedas seleccionar aquellas que más se adapten a tus necesidades y hogar. Echa un vistazo a nuestra web y da ese toque personal y elegante a tu hogar. 

0